DIRECTIVA DE LA UNIÓN EUROPEA

En los últimos dos años se han sucedido una serie de normas que regulan la mediación civil y mercantil en el ámbito nacional. La Unión Europea, tras la Directiva 2008/52/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de mayo de 2008, sobre ciertos aspectos de la mediación en asuntos civiles y mercantiles -EDL 2008/48365-, obligó a los Estados miembros a regular la mediación civil y mercantil. Aunque la mediación en el ámbito familiar se viene realizando desde hace algunos años en nuestro país, no existía una legislación de ámbito nacional de carácter general.

La mediación se encuentra dentro de los denominados ADR (alternative dispute resolutions) y es el sistema de resolución de conflictos más utilizado en todos los países. Los países anglosajones tienen una gran tradición en mediación pero muchos países latinoamericanos y europeos han ido incorporando este sistema alternativo por su efectividad, rapidez y flexibilidad.